domingo, enero 02, 2005

Cuando cualquier acto puede ser el último de tu vida, el tiempo se desvanece y pierde sentido distinguir entre: "entonces y hoy". Porque eternamente el guerrero da lo mejor de sí y eso se traduce en disciplina y sobriedad.

No hay comentarios: