domingo, agosto 07, 2005

Tara Verde


Dicen que los mantras se remontan al menos a la tradición védica. Se trata de sonidos especiales utilizados como instrumentos de meditación.

Un Mantra, es una sílaba, palabra o frase, cuya pronunciación hace vibrar nuestras energías. Tienen la capacidad de aquietar la mente y enfocar nuestra atención.

La palabra mantra proviene del sánscrito: ‘man’, que significa mente, y ‘tra’, que tiene el sentido de protección.
Existen infinitos mantras procedentes de las diversas culturas y religiones de todo el mundo y normalmente son usados como objetos de meditación capaces de inducir a estados alterados de consciencia.
Siempre tengo presente a Tara, se dice de ella que es “la que ayuda a alcanzar la otra orilla” y que nació de una lágrima vertida por Avalokiteshvara, el buda de la compasión, del cual ella es una emanación. Hay 21 manifestaciones de Tara las más conocidas son: Tara Verde, Buda femenina, madre de todos los Budas y Tara Blanca, la Gran pacificadora


Escucha el Mantra de Tara Verde




Om Tare Tutare Ture Soha


Conoce Mantras del Mundo

35 comentarios:

Cristal dijo...

Si, el mantra tiene el poder purificar la mente y desvelar la naturaleza del espíritu. Es la oración del corazón. Como bien dices, hay muchísimos mantras, el importante es escoger el suyo.
Gracias por los enlaces, alma!
Besos

noemi dijo...

Los mantras del budismo tibetano son muy liberadores...
Todos los mantras, si. Yo he aprendido algunos tibetanos solamente, y el Buda de la compasión está en el lugar principal de mi consultorio como psicoterapeuta.

Saludos!

Silvana dijo...

Me encantan tus post, gracias.

Ludovico dijo...

Un mantra de proteccion contra el amor falso, y favor de la visa, tendremos una respuesta a los problemas.

un abrazo!!

Don Mario dijo...

Como persona del mundo occidental, siempre me ha dado miedo pronunciar algo que no sabré cómo controlar. ¿No te pasa lo mismo?

alma dijo...

Los mantras ayudan entre muchas otras cosas a "perder el control", pero claro eso mueve muchas resistencias, sobre todo para quien controla: la mente
:))

alma dijo...

Sabes?, me acordé de la "coletilla" de una autora, dice así:
"pero no me crean, pruébenlo"

Fernando G. Toledo dijo...

Alma: A propósito de la última respuesta en tu post, ¿qué pasa con los que no creemos, incluso si hemos probado? Me parece que los mantras, si sirven, pueden hacerlo desde un punto de vista estrictamente psicológico. ¿En qué sentido? En que una persona que se sienta protegida por algo, quizá ese sentimiento le ayude de modo emotivo, exclusivamente, no porque haya realmente alguien o algo protegiéndola, sanándola. Si, por ejemplo, esa persona se siente sola e imagina que hay alguien que la escucha, por más que sea ese "alguien" imaginario, probablemente su ánimo mejore. De todos modos, hay que preguntarse realmente si no es mejor no imaginar tanto y empezar a hacernos cargos de nuestras propias alegrías y nuestras propias tristezas. ¿Qué te parece esa propuesta? Gracias.

alma dijo...

Fernando,
La meditación es vaciarse de pensamiento y de sentimiento, no se trata de entrar en una línea imaginaria y mucho menos dar rienda suelta a procesos mentales que dispersen nuestra energía, todo lo contrario. Se busca el Silencio Mental y enfocar la atención.
En definitiva, no es cuestión de creer o no creer, sino de experimentar. Ah, claro!, pero para eso hay que saber esperar sin expectativas ni interés ( no digo con esto que sea tu caso).
Uno debe revisar su disposición y predisposición cuando decide llevar a cabo una práctica, porque esa es una manera de hacerse responsable de sus propios procesos. Luego cada uno encuentra su camino y el resultado, no es necesariamente el mismo para todos… menos mal, por aquello de la variedad! :))

“En todas partes está la soledad. El indivíduo siempre está solo. Su trabajo consiste en buscar en el interior y no en el exterior. No dejes lugar a las distracciones. Tú te quejas de que la contestación no proviene de tu búsqueda interior. El buscador es la contestación y ninguna otra contestación puede venir”

Ramana Maharshi


Gracias por participar!

lola dijo...

Hola Almita, me parece interesantisimo, sobretodo por que aun habiendo leido muchisimo, nunca se me dio por indagar en este topico.
Besos!

Fernando G. Toledo dijo...

Alma: Lo que noto en lo que decís es que resulta imposible dar por ciertos conceptos como los que me mencionás: "energía" (sé que no te referís a una energía física), "silencio mental", "liberación". Me parece entender que todo ello no es más que, como te decía antes, "imaginación". Estoy seguro de que hay términos médicos o psicológicos cercanos a ellos, pero que no se refieren a algo más que una abstracción conceptual. Si decimos que el individuo tiene emociones, no consideramos estas emociones como un ente real. Son conceptos mediante los cuales un psicólogo explica mejor las reacciones de una persona ante tal o cual situación. A diferencia de los mantras, en la medicina (y a veces, de la psicología y la psiquiatría) sí pueden buscarse y esperarse respuestas, más allá de la predisposición. Poniendo un ejemplo más directo, médico, si un doctor te hace ingerir paracetamol, seguramente la fiebre se calmará. Si te receta amoxicilina, huirán espantadas las placas de tu garganta. En cambio, en cuanto al mantra, no hay nada así tangible: hay sólo autoconvencimiento, imaginación... mal que nos pese la palabrita. Si, según tus palabras, al mantra no debe demandársele mucha utilidad, no veo por qué en tus publicaciones y en otros comentarios se habla del "poder" que tienen, de que son usados en "consultorios", de que "protegen", "ayudan" y, por último, que se los puede "probar". Con todo respeto, en serio: me parecen inventos. Es como si, de pronto, les digo que si uno salta siete veces sobre el pie izquierdo, encima de una cruz, se produce una "liberación mental" en la persona que está las antípodas del lugar que piso. Suena raro y absurdo, pero ¿cómo demostrar que eso no es verdad? "Hay que creer, hay que probar, no esperar a que suceda, simplemente estar abiertos..." podría contestarte, y no tendrías modo de comprobarme lo contrario. Sucede que el que debe probar algo es quien afirma que esto sucede. Como te dije antes: una persona puede sentirse bien por recitar un mantra, pero no es el mantra o la divinidad invocada quien produce la mejoría: sólo es el ánimo de esa persona el que cambia porque "imagina" que no está sola y alguien se preocupa por ella. Entre una y otra cosa, hay una gran diferencia. ¿Se sienten mejor los niños cuando creen en Papá Noel o cuando se les anoticia que es un invento? Si se sienten mejor creyendo en que Santa Claus existe, ¿es Santa Claus el que produce el beneficio?
¡Perdón! Prometo no hacer más comentarios tan largos.

alma dijo...

Uno elige desde que se levanta hasta que se acuesta y lo hace en base a sus creencias. Lo que realmente cuenta es que esa creencia nos permita crecer y no nos limite. Lo deseable es que la creencia, sea de la índole que sea, esté a nuestro servicio y no a la inversa. A veces desconocemos hasta que punto, éstas son capaces de condicionarnos y actuamos como si fuésemos la creencia misma, nos identificamos con ella y descartamos otras posibilidades.
Este mundo es un despliegue de opciones, uno eligen que les demuestren para creer y otros deciden experimentar para integrar, unos dan paracetamol para calmar la fiebre, otros se preocupan en ver como se produjo, unos dan prioridad al razonamiento y otros al sentir…y todo es válido, porque cuando no nos gusta la opción volvemos a elegir.
Te diré que hay una palabra que abre puertas y es : “ADEMÁS” y uno se queda con el argumento que le satisface pero sabe:
“.. que además…”
…aunque, claro, yo soy de las que decidió creer en la magia de Santa Claus, al que por cierto llamo Papá Noel..es que queda como más familiar

Ingrid dijo...

Hola, Alma :)

Gracias por comentar y visitarme. Un abrazo para tí también.

Sabes? Leer tu post sobre los mantrams y los comentarios sobre el mismo, me han hecho recordar la importancia del equilibrio.

Muchas veces se cree que ser equilibrado es rechazar la inmaginación, el poder de la voluntad, el conocimiento propio de las emociones, todo aquello abstracto o invisible... por qué? Porque se han bastardeado estos conceptos.

Aceptarlo todo no es aprender ni tener la mente abierta pero tampoco lo es apegarse a lo conocido y desde allí querer entender lo que otro experimentó.

Para mi, el equilibrio está en cuestionarse a si mismo (no a otros) y atreverse a lo desconocido.

Me encanta tu invitación a experimentar, justamente allí es donde se adquiere el equilibrio.

Allí es donde la psicología cobra vida y deja de ser una mera teoría.

Saludos.


P.D.: Una pregunta Alma, así como existe la Danza de las Dakinis, existe alguna Danza de la Tara Verde?

alma dijo...

Para mi es como dices: la batalla es con uno mismo, no contra los demás...y fíjate que acabo de leer a una amiga que decía:

"creo que nadie aprende por las experiencias ajenas; y a cada uno le lleva su propio tiempo."

...eso tampoco significa que todos tengamos que transitar por todo...


En cuanto a la Danza de Tara, pues mira, no sé decirte. Hace años que recito mantras, pero jamás me preocupé de saber cual es la finalidad de cada uno, simplemente me dejo llevar por su ritmo y cadencia hasta hacerme una con él...no indagué en la teoría, ni en la tradición :)))


Allá por el noventa y poco, tuve la "suerte" de coincidir con unos Lamas tibetanos. Ellos me dieron varias iniciaciones, entre ellas la de Tara Verde, no fue hasta mucho más tarde cuando al entrar en una tienda en "Haight Ashbury", vi un tanka de Tara y sin esperarlo la señora de la tienda, se acercó y me contó con una gran sonrisa, parte de lo que relato en el post...

Me acordé de ella y del gran regalo que me supuso su encuentro, mientras lo escribía.

Un abrazo!

Ingrid dijo...

Ooooops! Lamas... Tara Verde... Una tanka... Sincronicidad??? :)

Te preguntaba por la danza porque tenía curiosidad si había alguna asociada a Tara Verde. Gracias.

Con respecto a los mantrams, antes los recitaba solos, ahora estoy experimentando sonido y movimiento.

Me encanta poner el CD de Khrishna Das "Live on Earth" y como tu bien describes "volverme una con él".

Otro que me encanta aunque son canciones e instrumentos tribales es el de Daniel Namkhay, "Filhos do Vento".

Otro que ya casi lo tengo desgastado es Tibet, una recopilación de mantrams.

Algo que he notado es que no todos los mantrams actúan igual en los estados de ánimo.

Parece que unos sirvieran mejor que otros en determinadas ocasiones.

He notado este efecto en otras personas también.

Interesante, no?

alma dijo...

Al principio usaba los mantras sólo mientras estaba sentada meditando, pero poco a poco, comencé a usarlos también en movimiento y sobre todo mientras realizo alguna tarea mecánica. Otras veces prefiero el Silencio, pero al igual que los mudras, he comprobado que la vibración de cada uno actúa de forma diferenciada, es tal como describes.
Buscaré esos CD de los que me hablas…yo soy una enamorada de la música de “Oliver Shanti”. Es maravilloso como combina las creencias de los pueblos con sus ritmos, los mezcla entre ellos, los arrulla, los grita!
“Música del alma”…pero que te voy a contar, la inspiración, los artistas...los poetas del sonido..

Ingrid dijo...

"Los Poetas del Sonido" .... hermoso...

Que tengas un buen día, Alma :)

Tristán Estar dijo...

yo busco un mantra contra la tristeza...

Fernando G. Toledo dijo...

Alma: me alegra que, después de todo, coincidamos bastante más de lo que parecía. Hay puntos de disidencia, claro: no me parece que todo lo que no hace se apoye en creencias. Muchas veces son lisa y llanamente certezas: por ejemplo, si sé que dejé de ver el sol por el occidente, puedo predecir (no creer) que al otro día lo veré por el oriente. Eso es muy distinto a suponer que hay un alma, o que si recito un mantra voy a sentirme mejor porque lo he recitado. Si tomo paracetamol puedo estar razonablemente seguro de que bajará la temperatura de mi cuerpo, no importa si crea o no crea en ello. En un momento decís "todo es válido", pero no entiendo el concepto de "validez", aun cuando se entienda que hay cosas, por muy absurdas que sean, que "hagan bien a las personas". Además (sé que te gusta esa palabra), si a una persona le hace mejor creer que la Tierra es plana, no voy a dejar de pensar que su pensamiento no es "válido".
En cuanto a Santa Claus, tampoco me gusta el nombre. Yo prefiero también Papá Noel, y mis hermanos chilenos (los tengo acá cerca, pasando la montaña) le dicen Abuelito Pascuero. Es más simpático todavía, ¿no?

Lobo dijo...

Esto es bello, no creo que sea casualidad que este tema nos movilice hasta lo más profundo. Aquí nos jugamos nuestro modo de mirar el mundo (lo "real" de nuestra realidad). A mí me ocurre lo mismo. Y para poner mi médula en esta conversación, diré para empezar lo siguiente: los mantras no son una invención de nadie, son un regalo puesto ahí al alcance de la mano desde antes de que existiéramos; y no sólo para nosotros, sino para el hervidero de vida que nos rodea: los aullidos de los lobos, el zumbido de la cigarra, el ronroneo del gato, hasta el correr del río. Pero dejemos eso ahí, me interesa referirme a los comentarios de Fernando. Ciencia por una parte, lógica por otra. Hace casi un siglo que los científicos se han terminado de convencer que la realidad está determinada subjetivamente u (objetivamente), así entre paréntesis, como diría un compatriota mío; la percepción como mecanismo biológico no permite representar un mundo externo, sino más bien "construye" la coherencia perceptiva que llamamos realidad. Y esto no sólo lo dicen los biólogos como McCullough, Maturana o Varela, también fue dicho hace décadas por los físicos de uno y otro bando (desde Einstein a Heisenberg). La verdad es que resulta irrelevante describir la experiencia de alguien que pronuncie un mantra, puesto que el mantra no tiene sentido para nadie más que para el sujeto que lo usa. No es necesario creer en él ni demostrárselo a nadie, sólo es conocimiento social en la medida que se aprende de otros (y ni siquiera esto es así siempre), pero de ahí en adelante no requiere mayor consenso. Todos sabemos imaginar, pero no todos logramos callar nuestros pensamientos. Lo que tú llamas imaginación sencillamente no aplica a lo que ocurre después de dominar un mantra, o cualquier otro "no-hacer" como lo llamaría probablemente Alma. Porque cuando la mente está en silencio no puede imaginar nada. Imaginar no es más que hablarnos a nosotros mismos en imágenes.
La lógica: es importante recordar algo sobre los sistemas lógicos: todos, TODOS, están apoyados en axiomas; y los axiomas, Fernando, no son otra cosa que afirmaciones no demostrables, actos de fe. Así es. Todos nuestros esdificios de conocimiento objetivo y científico y lógico se fundan sobre humildes actos de fe.


PD: No es "Abuelito", es "Viejito Pascuero"

Hugo dijo...

Veo que este es el posts de los comments inteligentes y extensos, así que es mi oportunidad de lucirme... bueno, mejor no, lo dejo para otro día.
¿El reggaeton puede considerarse mantra?
(no tiren tomates, por favor)

Alberto J. Revolware dijo...

Almita y demás compas,

yo estoy ultimamente usando la tradicción cristiana primitiva de la hesyquia, que es un mantra centrado en la figura de Cristo para usarlo sobre todo en la vida cotidiana: andando, en el coche, el metro...

Me gusta porque desconectas (de las pequeñas miserias cotidianas) y reconectas...

Hay por ahí una novela, "El Peregrino Ruso", que cuenta esta técnica. Y en Alicante (Spain) hay un monasterio catolico mixto que utiliza esta técnica (http://www.fmdelapaz.org/)

Un abrazote

Fernando G. Toledo dijo...

Lobo (guau, qué seudónimo o apellido o nombre): Es muy interesante tu opinión. El mundo visto como una mera abstracción mental es algo que ha desvelado a poetas y filósofos de todos los tiempos. La culminación de ese pensamiento es el "esse est percipi" ("ser es ser percibido") de Berkeley. Resulta importante decir que, efectivamente, la mente humana utiliza los medios posibles para acceder al mundo, pero el mundo no cambia exactamente según cada percepción. Esto es muy fácil de pensar con un ejemplo: ¿cómo saber que los daltónicos son daltónicos y confunden, por ejemplo, el rojo con el verde? ¿No veremos cada uno nuestra versión de colores y, quizá, para nosotros el verde se parezca al violeta de otro, el azul al rosado, etc.? Pues bien, más allá de las percepciones, de las individualidades, el rojo es rojo siempre y es muy probable que todos vean el mismo rojo, aunque no que despierte relaciones mentales distintas. El rojo es rojo y es tan fácil comprobarlo como, por ejemplo, traduciendo su espectro de luz automáticamente a una serie de sonidos. Una máquina que tome, por ejemplo, una escala de colores y la traduzca a notas musicales, ofrecerá a todos la posibilidadad de que, por caso, cuando aparezca un color amarillo suene un do menor. Y todos notarán que su la relación "amarillo-do menor" es la misma. Vale decir, la ciencia (incluso las ciencias sociales) no se ha convencido de nada con respecto a que la realidad sea subjetiva. Philip Dick decía: "La realidad es aquello que, cuando dejas de creer en ella, no desaparece". No conozco en profundidad la opinión de, por caso, un McGullough, pero sé que hay una manera biológica de entender por qué vemos los mismos colores: por una sencilla razón anatómica. Nuestros órganos ópticos se parecen.
Einstein, repasá sus teorías, sus investigaciones, sus opiniones no estrictamente físicas, habría sido más tajante en esta opinión: el universo es legible, sus leyes son "objetivas", y al mismo tiempo, accesibles por los "sujetos". Las teorías científicas, incluso, más allá de los individuos, están siempre prestas a ser corregidas si la realidad así lo marca.
En cuanto al silencio mental, por lo que sé, no existe. Una mente detenida (a menos que esté muerta) es tan imposible como un corazón sin sangre (a menos que esté muerto). Si alguien que, a través de un mantra, dice poder llegar a una mente en blanco, puede estar diciendo algo que no es cierto. ¿Cómo probarlo? Si lo puede racionalizar, es probable que no sea verdad. Si no lo puede racionalizar, ¿cómo el mismo lo sabe?
Por otra parte, me parece sí inaccesible pensar en que los mantras "estaban allí" y no fueron inventados por nadie. Una cosa es un mantra y otra que consideremos un mantra a cualquier sonido de la naturaleza, a merced de nuestros antojos. Los sonidos de la naturaleza no fueron puestos por nadie, a menos que creamos en Dios. No es mi caso.
En cuanto a los axiomas, es cierto que en el sistema filosófico puro, no tienen una comprobación. Una abstracción del tipo "La Tierra es redonda" no exige que sea comprobada, y aún así cumplirá su función en un silogismo. Sucede que lo que busca la ciencia no es redactar axiomas, sino las comprobaciones reales de las que surgirán esos enunciados.
La fe es, duela o no, guste o no, lo opuesto a la ciencia desde muchos puntos de vista. La fe es creer en algo a pesar (o en contra de las evidencias). Por eso la fe es propiedad de las religiones, las pseudociencias y las elucubraciones. No lo digo ofensivamente, que quede claro: basta repasar, por ejemplo, los fundamentos de la Iglesia Católica para comprobar que la fe encaja en esta descripción.
Los conocimientos científicos no se basan en la fe: nada más alejado de eso.

PD: ¡Tenés razón! ¡Es Viejito Pascuero! Sucede que en la Argentina, el algunos lugares le decimos "Abuelito Pascuero" al que nos trae los huevos de chocolate en la Pascua. ¡Perdón!

PPD: Me gratifica mucho dialogar con gente respetuosa e inteligente como ustedes.

PPD: Disculpas de nuevo. ¡Escribí demasiado!

alma dijo...

Recuerdo que hace muchos años me topé en clase con un compañero que decía que no creía que existieran “Los Andes”. Este chico rebatía de mil formas, pero siempre acababa afirmando que no creía en la existencia de la cordillera. Un día el profesor le preguntó si alguna vez iría comprobar si allí donde marcaban los mapas, existía realmente una cadena montañosa. Freu, así se apellidaba mi compañero, respondió:
”para qué voy a ir si ya sé que no existe”
La diferencia entre este chico y los demás, es que él trataba de convencernos.
Del mismo modo, sucede cuando se ponen en tela de juicio prácticas milenarias avaladas por millones de personas. Todos estamos hechos de lo mismo y cuando te explico con mil argumentos lo equivocado que estás, es porque creo tener razón, me coloco, aunque sea inconscientemente, en un lugar “superior” al tuyo.
Uno puede creer o dejar de creer lo que le parezca, puede contar que su experiencia no dio los frutos que esperaba o que fue un rotundo fracaso; pero proclamar a los cuatro vientos que las cosas siguen este proceso lineal y si no es así, son producto de la imaginación o no existen, es estar subido en un púlpito similar al que se manifiesta en nuestra disconformidad…un poquito de por favor!!!
:)))
Dicen las teorías psicológicas y psiquiátricas que muchos avalan, que somos el reflejo de lo que llevamos dentro y que todo lo que lanzamos al exterior son proyecciones de nuestro mundo psico-emocional.
Asumir la responsabilidad de la que se hablaba en los primeros mensajes conlleva pasarse a sí mismo por la criba. Eso es responsabilidad
…y en cuanto a la palabra “además”, si por algo la mencioné es porque sin duda es símbolo de Tolerancia. Ser tolerante, ser abierto, es como decía una yogui Hindú: tener una visón tan amplia que comprenda sus contarios.
No creo ni siquiera que para que exista el respeto deba darse el consenso, es decir, tu crees esto y yo no lo comparto y no pasa absolutamente nada. Las relaciones se establecen a base de comunicación y está contempla más aspectos que los acuerdos. Así que no es significativo tener puntos de vista en común, sólo significa que tenemos una misma perspectiva a cerca de algo, pero no debe ser condicionante para marcar diferencias.

…de cualquier modo, no creo en las casualidades y me pregunto con una gran sonrisa:
Cómo habrá llegado a parar más de uno a este site¿?

Gracias a todos por vuestra implicación chic@s. Estoy disfrutando en grande!!

alma dijo...

Gracias, Revolware.
Esa es la línea trato de seguir desde hace bastante tiempo. El camino es el mundo cotidiano y aquí es donde uno debe plasmar lo que 'conoce' a otro nivel.
Sin duda resulta mucho más sencillo mantener determinados estados en la quietud de una meditación que lograr que se instauren en el día a día. Trataré de hacerme con el libro. ¿Podrías contarme algo más sobre el mantra?.
... voy bebiendo de cuantas fuentes puedo y me quedo con lo que me necesito en ese momento, hago una especie de mix ;))
....muchas veces después de tiempo, regreso a por algo a lo que entonces no le di "importancia".

Te quedo muy agradecida.Un abrazote!

alma dijo...

Hugo, di que sí, que la trascendencia lo vuelve a uno muy pesado. Gracias por rcordarlo!!


Tristan,el secreto está en ver cómo y para qúé hace uno la emoción...se aprende tanto

Fernando G. Toledo dijo...

Alma: Yo no sé por qué otros llegarán a tu blog, por mi parte yo arribé a él intrigado por tu llegada previa al mío ¿Te acordás? www.razonatea.blogspot.com
Un beso.
Ah: Me pedías que habláramos allí acerca del alma. Pronto sale un artículo. Si querés, te aviso cuando se publique así lo mirás y si querés nos aportás tus comentarios, ¿vale?

alma dijo...

Me honra tu invitación.
Un abrazo!

barba_corta dijo...

hola amiguta, pasaba a saludarte, lindo e interesante post, ¿haz leido el "bhagabad guita"? esta buenisimo.

en fin, solo queria saber que hay de nuevo. hasta pronto

Ingrid dijo...

Les comparto algo de mi carpeta de citas de científicos.

"La imaginación es más importante que el conocimiento."

-Albert Einstein-



P.D.: Vuelvo en dos semanas, me voy a verificar como va mi realidad o como decía la gata cuando Lobsang Rampa la regañaba por desenterrar las plantas:
Solo estoy verificando que las raíces crezcan bien.

alma dijo...

Fernando,
visito muchos blogs y bueno, puedo olvidar alguno, pero el "alma" que hablaba en tu blog sobre el "alma" no era yo. La vida es curiosa a veces..hoy si te hice mi primera visita.

Anónimo dijo...

felicidades,interesante tu blogger...

Anónimo dijo...

He echado una mirada de pájaro sobre los comentarios de tu blog...
Qué tipo de meditación practicas, alma?
curioso nombre...

alma dijo...

En realidad, más que la práctica de éste o aquel tipo de meditación, trabajo el silencio mental, así como el estar aquí y ahora (en la medida que puedo claro). Creo que esas prácticas adquieren validez cuando eres capaz de traerlas a lo cotidiano y de mantener el estado fuera del "retiro" del que medita en un remanso de paz...además, una cosa no está reñida con otra.

Free tibet dijo...

Me ha parecido super interesante el intercambiar diferentes puntos de vista sobre los mantras y la calma mental :)
recien, la causalidad me llevó a un centro de budismo tibetano, estoy recordando muchas cosas y mi alma va alcanzando un grado de lleno-vacio-lleno.
Me sorprende cuantos prejuicios hemos creado, y que triste se encuentra el mundo, luchando por cosas materiales y creyendo que esta es su mayor felicidad (sino trabajo mucho no podre comprarme un mejor coche...etc no importa que no tenga tiempo de estar conmigo en paz, algunos prefieren una lucha extraña, en vez de fluir en el aui y ahora, es cierto que sino trabajas en esta sociedad no puedes alimentarte, pero si es cierto tambien que si te dedicas a hacer aquello que te hace feliz, no tendras sensacion de una no paz con uno mismo)

Un abrazo y LUZ para tod@s