viernes, enero 28, 2005

Cosas de niños (sobre el ensueño)

Desde niña fui aficionada a los acuarios, solía pasar horas observando los peces en silencio. Recuerdo que a veces alguno de ellos salía del agua y empezaba a volar ante mi asombro. En ese momento me hacía consciente de que estaba soñando. Me gustaba perseguir al pez y volar tras él, atravesando cuanto objeto se interpusiese en el camino. Eso contribuía a que no abandonase el juego y por consiguiente mi estado.
Con el tiempo he oído relatar esta misma historia a muchos otros ensoñadores y me llamaba la atención la similitud de las experiencias.
Recuerdo, también, aquellas ocasiones en que me entraban muchas ganas de ir al baño y me levantaba, pero al girarme veía mi cuerpo dormido y me decía a mi misma: 'vaya, estoy soñando', así como con fastidio y lo volvía a intentar una y otra vez, sin mucho éxito, porque cuando creía llegar, aquel cuerpo, que en ese momento, me era indiferente, seguía allí postrado, independiente de mi.
Me gustaba volar y sabía que una manera de lograrlo era soñando. Muchas noches me dormía con ese propósito: ¡esta noche volaré!.
Años después he comprobado que lo único que cuenta es el Intento, pero aún así hay diversas técnicas que pueden colaborar a centrar la atención y por tanto la energía.

Hace un tiempo mi amigo Vic, hizo una recopilación de estas técnicas, hurgando entre los libros de Castaneda. A continuación las detallo, tal como él me lo pasó:

Bien, las actividades propuestas al irse a dormir son las siguientes:

- Colocarse un anillo de oro, que apriete algo, de preferencia.
- Colocarse una banda de soñar, ya sea en la cabeza o alrededor del
vientre.
- Masajearse las pantorrillas.
- Colocarse sentado con las piernas dobladas y las plantas de los
pies tocándose (las mujeres con las piernas cruzadas).
- Concentrarse en la punta del esternón.
- Ya al ensoñar, tocarse el paladar con la lengua.

El orden al realizar estas actividades puede ser ya sea el mencionado
o el que más se ajusta a las comodidades propias.
Las citas fueron extraídas respectivamente de 'El Don Del Águila' y 'El Arte De Ensoñar'.

Vic, Gracias chamaquito ;)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sin comentarios (jejeje)