viernes, enero 07, 2005

De como llegué al "silencio"

En principio me sirvió mucho un ejercicio de visualización muy sencillo que consiste en relajarte e imaginar que a la altura del entrecejo hay una abertura y todos tus pensamientos salen por ahí a modo de humo. No te enganchas a nada sólo debes dejarlos ir como mero observador.
Más tarde comencé a practicar la respiración Piko Piko de los Huna, chamanismo hawaiano.Esta respiración consiste en centrar tu atención sobre la cabeza cuando inspiras y llevar tu atención dos deditos bajo el ombligo cuando exhalas. No es necesario visualizar el recorrido energético, sólo centra tu atención y vas a notar…
Piko piko me permite entrar en el silencio, aún estando en movimiento o desarrollando cualquier actividad. Pero al inicio cuesta, se necesita disciplina y sobre todo no luchar con la mente por el Silencio, eso solo hace más ruido. Cuando te descubras pensando, comienza de nuevo, no charles contigo sobre lo mal que lo llevas…y recuerda que todos los momentos son buenos para hacer la práctica. Una de las cosas que me llamaba la atención es que cuando más cerca estaba de lograr el silencio más fuertes eran los argumentos mentales para sostenerse, ni te pares…
Los instantes de silencio se van acumulando y poco a poco se instauran en tu vida; a veces también uso mantras, pero depende de mi punto de encaje.

No hay comentarios: