sábado, enero 29, 2005

La atención en el ensueño.

Si te quedas fijo observando las manos, o un objeto determinado, pierdes la atención de ensueño. Cuando notes que esto comienza a pasar, pasea tu vista. Cambia el foco, mira un objeto y luego otro, hasta sentir con tu cuerpo que estás ahí. Cuando veas que vuelves a perder la atención, repítelo. Cada logro, por pequeño que sea, se instaura en la trayectoria de tu punto de encaje y un día descubres que puedes regresar a ese mismo punto a voluntad.

No hay comentarios: