domingo, octubre 09, 2005

... son aquellas pequeñas cosas

Aquel día la temperatura bajó bruscamente. Mi coche se había parado a cien kilómetros de ninguna parte y para variar en el móvil, la batería y el saldo daban sus últimos coletazos.
Había pasado casi una hora, cuando una voz al teléfono me decía:

“mire, me he perdido, dígame donde se encuentra exactamente…”

Busqué rápidamente una referencia, pero era tarde, el celular avisaba con varios tonos de que se iba a apagar.
Media hora después vi llegar una grúa; se detuvo, mientras un hombre bajaba haciendo aspavientos que relataban la dificultad que había tenido en encontrarme.


Le calculé unos sesenta años, llevaba gorra, era bajito y vestía un mono de trabajo lleno de grasa y manchas de pintura. Sus guantes permitían ver sus dedos, con la piel cortada por el frío. Portaba una tremenda caja de herramientas que descompensaba el equilibrio de su cuerpo y su bufanda dejaba al descubierto el azul celeste de sus sonrientes ojos.
Él hablaba y hablaba, contando su aventura e interrogándome, a la vez, sobre lo sucedido y sin darme tiempo para responder. Yo lo escuchaba como si no fuera conmigo; entonces mirándole fijamente, le puse una mano sobre el hombro...de inmediato hizo un silencio y pregunté:

-¿cómo se llama usted, buen hombre?
-Tomás, dijo, mi nombre es Tomás.
-Tomás, puede que usted no me crea, pero hacía mucho tiempo que no me alegraba tanto de ver a alguien!

Los dos rompimos a reír con una sonora carcajada. Tras unos segundos, se secó una lágrima, cuidadosamente, con el canto de la mano y me dijo, entre risas:
Es lo mejor de mi trabajo: ¡todo el mundo se alegra siempre de verme!

35 comentarios:

LeeTamargo dijo...

...La grandeza de las pequeñas cosas siempre aparece cuando de verdad la necesitamos. Buen texto, Alma...
SALUDANDO: LeeTamargo.-

alma dijo...

Fue una bonita experiencia, Lee

Baco dijo...

Delicado y tierno, todo un descubrimiento tu primer blog.
Voy a seguir con el siguiente.


Un saludo ;-)

Trini dijo...

Eso si que es una gran satisfacción sentirte querido en un momento por tus meritos, por tu trabajo.

Un abrazo Alma, con tu permiso te enlazo.

Nelson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nelson dijo...

Que cosas tan bonitas tienes en este buen blogg,

Te felicito de verdad por todo el cariño y dedicación que le pones, en mi tendrás un visitante asiduo acompañándote en todo y cada uno de tus bonitos relato que nos dan un aprendizaje, como por ejemplo: éste, donde en un lugar desconocido y alejado personas de diferentes géneros, ideologías y motivaciones dieron algo bonito de cada uno

Gracias por este post cargado de emotividad.

Saludos sinceros

Nelson

Pd. El video, si es el que tu crees que es. Te lo pongo a tu orden si deseas postearlo, solo puedes contactarme.

sonela dijo...

Seguro que el buen hombre se sintió como un rescatador que para todos los rescatados, la aparición del hombre era la única cosa buena del día.
Las cosas pequeñas hacen el mundo grande.
Un beso emotivo :)

El Enigma dijo...

Solo que sea por eso, ¿verdad? peroe efectivamente, que gusto es ver a alguien en dichas circuntancias.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

noemi dijo...

Uno nunca sabe en que momento preciso llegarán las hadas y los duendes a salvarnos.

Estoy llena de florecitas de Bach, por ahora mas estresada aun, pero parece que asi es el proceso.

Le mando mil besitos a mi hada que se encuentra del otro lado del mar.

Ingrid dijo...

Saludos desde Brasil!

Y si, la verdad que en situaciones como esas, personas como estas siempre son recibidas con alegría.

Trabajos como esos son excelentes y pienso que más enriquecedores para el alma que tener uno "ganado" en El Aprendiz, donde te enseñan que todo vale hasta perder la dignidad.

Nos vemos, Almita :)

toshiro dijo...

Qué los mecánicos nos engrasen con su bondad.
Abrazos

Christian dijo...

Nada mas expresivo que la sonrrisa acompañada con una lagrima...

Alma dijo...

lO pequeño para mí, siempre suele ser lo más grande, y es porq es lo q más llena...
No todas las lágrimas son de dolor...
CUídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)

alma dijo...

Cuando quieras, Baco ;)

Gracias por tu gesto Trini,te mando un abrazo.

Tengo en cuenta tu ofrecimiento Nelson, te quedo muy agradecida...ya lo vemos más adelante, si?

Bueno Sonela, , lo mejor del día fue el día completo, vivir cada momento. Desde verme tirada al rescate..y ese camino apasionante, todo!...en realidad cada día es una aventura.

Noemí, cuando las resistencias son muy fuertes y cuando más profundo tocas, se desatan esas pequeñas "crisis curativas"...pero todo es para bien.
un abrazote enoooorme.


Gracias todos, amigos!

Luz de Luna dijo...

Como diría Serrat "son aquellas pequeñas cosas"....Esa pequeña cosa, esas pocas palabras tuyas seguro que agrandarón el corazón de ese señor.......seguro que ese día su trabajo le pareció "genial"....Eso es lo que nos hace falta a todos de vez en cuando, esas pequeñas cosas, esas pocas palabras nos hagan de lo rutinario al go maravilloso.....
Un abrazo de los que ahogan un poquito...
Tu hermana
Luz de Luna

Patsy dijo...

Tu Post me hizo recordar que gracias a la avería de mi auto, encontré al mejor de mis amigos... A Mi Ángel.

:-)

Isthar dijo...

Pero lo más triste es que seguramente nadie se lo dice con frecuencia :)

Muy tierno, alma.

alma dijo...

Las cosas se mueven cuando uno las pone en marcha. Si esperamos que las palabras vengan de fuera, tal vez estemos delegando nuestro ánimo en los demás. Igual no hay respuesta y a veces hasta puede desconcertarnos, pero lo importante es expresarse y poner lo mejor de ti en cada acto.Eso es lo que convierte tu vida, en algo mágico.
...más besos!

Sil dijo...

Y qué lindo que se lo dijistes Alma! porque además de ser cierto, es muy bueno reconfortar a las personas, verdad? es tan simple dar ánimo, y sin embargo a mucha gente le cuesta tanto...

almena dijo...

Este relato pone de manifiesto la calidad personal de sus protagonistas.
La de una persona agradecida y contenta que lo expresa sinceramente valorando el trabajo y el esfuerzo.
Y la de la persona para quien su mayor satisfacción es ver que lleva alegría y contento a quienes le necesitan.
Ejemplar, alma.
Un besazo

punkserastu dijo...

Pues tenía tiempo que no me alegraba algo tanto como este texto :)

Super.

marrakech dijo...

Sus ojos sonrientes, tu mano agradecida en su hombro y el unísono de risas me ha alegrado el día. Gracias Alma, como ves... hasta cosas como esta, pequeñas o incluso más pequeñas, sirven para que la vida valga la pena. Un beso linda.

Pansy dijo...

Tienes un Blog bien interesante, revisando por aqui y por alla llegue aqui, vendre a visitarte mas a menudo ...
Siempre hay un angelito por alli que nos cuida y que viene a socorrernos cuando mas lo necesitamos! ...
Tomas debe llevar apuntadas en su libreta muchas sonrisas y agradecimientos!

yole dijo...

También yo me alegro de leerte.
Besos

MAURA_ dijo...

Es muy lindo lo que escribes.
Las pequeñas cosas,al fin son las más grandes.
Un besito.

Luunna dijo...

Como siempre genial, asi es la vida las pequeñas cosas ,hacen a la felicidad y que a uno le dan ganas de seguir viviendo
Un abrazo gigante, no he tenido tiempo de arreglar el blog, pero veo que igual me visitas..genia..te adoro..la semana proxima ya estare mas normal
Luunna

felipe dijo...

esos encuentros que nos devuelven personas no funcionarios, que nos dan dimensión humana y reconocemos en personajes como Tomás, un ser humano que al regresar a casa, fatigado, dice a su esposa, hoy auxilia a una mujer en una carretera, estaba contenta al verme llegar con mis herramientas. Son reconciliaciones con la vida.

Darthz dijo...

Siempre lo digo, los pequeños detalles es lo que de verdad nos ofrece la vida para deleitarnos. Y de ahí proviene la felicidad, que no son más que breves momentos que luego recordaremos dichosos.

Un abrazo.

Óscar dijo...

Y pensar, Alma, que si lo hubiéramos visto en una ciudad, habríamos pasado sin siquiera saludarlo. ¡Que nos perdonen todos los Tomás que no hemos ni siquiera mirado junto a nosotros!

Un beso

varo dijo...

Seguramente Tomás tendría que volver a limpiarse la lagrmilla si leyera este post. Me ha encantado ;)

Un besito!

Miguel Perez dijo...

Alma,

Recién me integro a tu lista de lectores y me ha gustado mucho lo que he leído, como dice una amiga, "gracias a la avería de su auto conoció a su Angel"

Creo que sí, si son angeles los que nos ayudan..

Saludos y muchas gracias por tu comentario en mi blog.

kuan dijo...

Tu historia pone de manifiesto algo que no suele considerarse si no hay algo que lo resalte: Lo importantes que somos los unos para los otros.
Bonita experiencia, alma. y más bonita aún tu manera de vivirla; desde el corazón.

Un beso

Atcharya dijo...

Uh, que bien que te auxiliaron rapidamente!,.. es, en esos momentos donde lo que creiamos pequeño e insignificante, cobra un valor inmensurable... somos prisioneros de nuestras circunstancias... somos, simples humanos...

Un abrazo, Atcharya

Ludovico dijo...

Lo maravillosos del mundo es eso, volver extraordinarios aconteciomientos ordinarios. Un besote alma

Anónimo dijo...

Muy bonito Alma, Un beso
Marian