sábado, marzo 19, 2005


Decimos que nuestra hora no puede ser profetizada, mas,
cuando decimos esto; imaginamos que nuestra muerte
sucederá en un distante futuro. Nunca se nos ocurriría que ya
empezó; que tiene una conexión directa con éste dia en el que
estamos viviendo y que puede ocurrir en ésta misma tarde.
La tarde que pasamos tan ocupados en llenar de cosas que hacer...

Marcel Proust

No hay comentarios: