miércoles, febrero 20, 2013


Nada se pierde, todo se transforma


1 comentario:

Oton dijo...

Y ojalá en la transformación hubiera adarmes de ventura.