domingo, julio 21, 2013



" En mi mente se produjo algo parecido a un estremecimiento que alteró el panorama de mis conocimientos. Después, mucho después de que lo hubieran hecho todos los vecinos de la localidad, yo ordené las distintas piezas —antiguas y nuevas— del rompecabezas, y comprendí. Abrí la boca, y la boca se me quedó abierta. No tenía nada que decir. "

William Golding

4 comentarios:

alma dijo...

La pirámide (fragmento)

Brisa dijo...

Hermoso fragmento Alma. Sabes? Yo a veces primero espero a decir y luego si acaso abro la boca, a eso también se le debe llamar pensar ¿no?

Besitos.

Ánima dijo...

Tantos silencios dicen más que mil palabras...

DE-PROPOSITO dijo...

No tenía nada que decir.
---------
E por vezes não é preciso dizer nada! É que o silêncio diz muita coisa.
-------
Felicidades
Manuel