martes, marzo 26, 2013


Con alivio, con humillación, con terror, comprendió que él también era una apariencia, que otro estaba soñándolo.
Jorge Luis Borges
 

1 comentario:

Anónimo dijo...


Buscador de buscadores

En efecto, en la vida se nos ha dado un tiempo limitado para desvelar erróneas apariencias...

Hermoso blog, un saludo.
http://www.blogger.com/profile/01845106924826821175