miércoles, agosto 01, 2007

Donde el corazón te lleve


Cada vez que te sientas extraviada, confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular la savia.
ob Gonsalves Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas:
sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada
podrás cubrirte de flores y de frutos.
Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer,no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda.
Respira con la confiada profundidad que respiraste el día que viniste al mundo,
sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aun.
Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón.
Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.

Susanna Tamaro (Italia, 1957)

30 comentarios:

Laura dijo...

Tuve la suerte de leer este libro de Sussana Tamaro en italiano y de vivir una nonnita tan interesada por su nieta como esta del libro. Entrar recién en tu blog y leer esto, escuchando de fondo una suite de Bach para cello me trajo el recuerdo de mi abuelita que hoy no tengo conmigo, que me hubiese dicho esas palabras que vos aquí reprodujiste.
Muy bello y muy cierto y necesario. Vai dove ti porta il cuore

OdinGhost dijo...

Que bárbaro que sabiéndolo, tantas veces, amordacemos nuestro corazón para seguir razones, ideas o intereses que nos terminan asfixiando a nosotros.

Lo único que nos queda es no olvidarlo... para desandar los pasos y desatar los nudos.

Besos de alma corazón!

Odin

Matego dijo...

Alma, dondequiera que me lleve que sea por un camino con corazón "porque donde esté nuestro tesoro, allí estará también nuestro corazón".

Abrazos!

reikiaduo dijo...

El conocimiento intuitivo es un hecho, pero recuentemente requiere silencio o al menos una cierta relajación de la máquina mental que está siempre (por su propia naturaleza) chucu-chucu-chucu-chucu

La imagen de sentarse bajo el ábol y esperar es estuenda. Otra forma practicona de activar la intuición se produce justo cuando te despiertas, de ahí viene lo de "conslutar con la almohada"

En cuanto al corazón, a mí me gusta llamar tal a otra cosa: esa magnífica "máquina de sentir" que somos nosotros. Un abrazo.

almena dijo...

El difícil equilibrio. El "centro".
Sin apegos excesivos ni excesivas ilusiones vanas.
O ser raíz, pero raíz aérea.

:)

Un abrazo

fgiucich dijo...

Una autora que deslumbra. La descubrí el año pasado en la Feria Internacional del Libro, en Buenos Aires. Abrazos.

Anónimo dijo...

Tus consejos sí que tienen corazón.
Dejar a un lado la mente para oirte o simplemente oirte eso también da mucha información sobre el camino....
Gracias.
Love

olvidare el ayer... dijo...

he leido este libro,es genial,y se aprende mucho;ademas tengo un post con el mismo fragmento que tu pusiste.
es la mejor parte del libro,la conclusion ,el camino del corazón.
un beso y un abrazo con cariño,Alma.

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, desde Barranquilla, Colombia, te envío un caluroso saludo y mis felicitaciones por el blog y sobre todo por el contenido.
Te invito muy cordialmente a que visites el mio en donde están consignados mis poemas. Si puedes, recomiendalo. Espero tus valiosos comentarios.

www.mandalaspoemas.blogspot.com

Un abrazo,


Víctor González Solano

Noa- dijo...

La naturaleza sabia siempre dando ejemplo.

Lei ese libro en mi adolescencia, y aún lo conservo.

Saludos

Trini dijo...

El corazón, ese moto que siempre nos lleva a buen puerto...
Precioso libro este y este texto que has elegido, no puede ser más bello.

Besos

El pequeño Dardo dijo...

Seguiré tu consejo, que el corazón me guie en mi camino debe de ser precioso...

Un abrazo Alma.

doncel dijo...

Alma:
Tienes un blog con ALMA, y frases que son del corazón. ya estás en mis favoritos.
Saludos.

stel dijo...

sabes, hoy tus paalbras me van que ni pintadas. grácias :)

buen jueves alma*

blueberrie dijo...

Sabiendo desprenderse de sus hojas, sostenido por sus raíces, adaptable a otro suelo, esperando florecer en medio del más crudo invierno.
Besos, linda.

Alimontero dijo...

Llegó un día a mi vida que todo cambió. Me lo había anunciado mi corazón, me lo había gritado mi alma,mas como vivía "desde la chicharra" sonando y sonano, no escuché su llegada, ... mi corazón se partía en mil pedazos...y como la fuerza de la vida y del amor son mas fuertes, éste no solo se restituyó, sanando por completo, sino que se agrandó!....
Me resuena todo lo que dices, corroboro todo lo que escribes, tendremos mucho que compartir, si me lo permites... el momento de lo sagrado femenino es ahora...no hablo de género, sino como especie...
un abrazo Alma...a tu corazón!

Ali

mixtu dijo...

ir onde nuestro corazon non lleve...
la llave de ser feliz...

abrazo europeu

LLUVIA dijo...

¡Qué bonito Alma!

Si, los árboles nos dan, enseñan tanto...

Pues nada, donde el corazón nos lleve! :)

Besos!

Alba y Alvaro dijo...

Un buen y bello consejo.

Gracias por traerlo.

Besos

Las3Musas dijo...

Excelente imagen, Alma. Hbaía escuchado una vez un dicho que reza más o menos así "el árbol lleva de florido de lo que vive sepultado". A lo largo de los años se puede comprobar esta enunciación hoja a hoja.

Gracias por tu visita a las 3musas, es un lujo.

Un abrazo
Musa Rella

Elú dijo...

El corazón nos trae hoy hasta aquí de la misma y distinta forma en que lo hizo tal vez primera vez. Tal vez desde siempre y nosotros sólo parte del enigma. Tal vez siempre fue así, tal vez nosotros desafiando la imagen de lo inasible desde hace siglos atrás. Tal vez sea esa la alquimia del corazón; ¿dónde me llevas ahora? ¿Dónde nos llevamos? ¿Dónde nos lleva este corazón?. Tanteamos la oscuridad, la saboreamos, percibimos su aroma cuando alguien la inciensa con aureolas de cuarzo. Entonces nos reconocemos, nos sentimos latir en otra terminal, en otra intensidad que también es la misma.
Salen ramas de nosotros, se quiebran como el hielo, se doblan en el fuego, se nutren en la tierra para luego danzar con el viento.
Sentimos el amor abstracto desde lo más sencillo, en las alas que transportan un polen que tal vez sin querer, silenciosas cómplices del destino. Lo sentimos y ya, ya hemos partido.
Entonces lo sabemos, y cuando lo sabemos, ya no necesitamos explicación alguna, no necesitamos de nada más, los elementos otra vez se han confabulado para brotar desde el ombligo; entonces explotan las cuerdas y se convierten en tambores que nos transportan junto al polen, que a estas alturas ya ha liberado su fulgor, ha liberado su intento, ese mismito que algunos llaman conocimiento.

MentesSueltas dijo...

Gracias, necesitaba leer algo así y reflexionar, me ayudas...

Te abrazo

MentesSueltas

Amor dijo...

alma, me gusta seguir al corazón y no solo al corazón, a la vida, ir a donde lo natural de las cosas me lleve, y te pongo un ejemplo concreto: para llegar a ti esta vez (aunque somos visitantes mutuos desde hace tiempo) he dejado que mi dedo moviera el ratón eligiendo por sí solo entre los comentarios de otro blog, y el movimiento natural me ha traído a ti, te beso espontáneo y
amor

Erlik_Khan dijo...

Hola Alma,
Me ha encantado tu ultima entrada, me evoca equilibrio.. el camino del medio.. y la busqueda de vision que realice hace varios años para asegurarme de que el camino que elegi... era el que tenia que ser y todo mi ser estaba a favor de seguir por el.

Mitakuye oy Asin.

Erlik Khan

Estefani dijo...

Seguir los dictados del corazón es un intento que siempre debe hacerse; pero con precaución y sin sobrepasar los límites de la locura.
Seguirlos, con los ojos abiertos y la cabeza en su sitio puede llevarnos a nuestras metas y gozar de los placeres alcanzados.

Tanhäuser dijo...

Siempre es tan edificante el leerte. Gracias, Alma.
Un abrazo

alida dijo...

Me gusta sentarme debajo de un gran árbol, en silencio ahora se
Un abrazo

SCVD dijo...

Excelente imagen. Realmente me hace pensar.

Azul caleidoscopio dijo...

Ni demasiado rigido, ni demasiado flexible, recorde la metafora del bambu. Armonia y saber esperar, esperarnos y decidir asi, impecables. Voy a buscar a Susanna. Gracias.

doncel dijo...

Gracias por subir a mi colina, encantado de conocerte. Antonio