miércoles, abril 27, 2005

El regalo de Fibi

Hace unos días cambié de despacho, sin pena ni gloria y ninguna expectación por lo nuevo. Allí se quedó Fibi con cara de circunstancia, mirando como trasladaba mis bultos.
Atrás quedaban: risas, lágrimas e intensas charlas disimuladas por la columna, miradas cómplices, notitas secretas y hasta algún gesto que enarbolaba nuestro acecho y el trozo de camino que compartimos por años.
Dos días después de mi traslado, soñó que una chica me decía que ya no me veía con la misma frecuencia de antes y yo le explicaba que había que romper los vínculos. Fibi, se entristeció. También supo como en una especie de ‘revelación’ que no hay que empujar el río.
El día que me marché, me hizo un regalo: una foto de su paso por la nieve, batiendo ‘las alas’ y miren, su huella la delató: resultó ser un Ángel!
...con el culo muy gordo, eso sí =0)))
Gracias Amiga

7 comentarios:

barba_corta dijo...

wooow, que duro ha de ser eso.
y que buena amiga la tuya.
un saludo de tu pirata que te quiere.

Avatar13 dijo...

Ya me estoy poniendo celosilla... GRRRRRRRRRRRRRRRR


¡Y me da igual tener razones o no!

Anónimo dijo...

CONQUE CULO GORDO?????

Me has echo un homenaje...(en minúsculas por lo de la importancia personal y esas cosas...)

Y ME HA CRECIDO AUN MÁS EL CULO..Y TODO LO DEMAS.

besos de primavera.
Fibi

alma dijo...

Ay avatar no te pongas celosilla, que si de culo se trata....jajajjaja

alma dijo...

Bueno, ahora en serio, Fibi, me han dicho que la próxima foto te la vas a hacer de lao'...juasssssssss

Avatar13 dijo...

¡Qué manlindrona y perversilla qu eres, Alma!

Beba Newmann dijo...

Entrañable post y al final terminaste y terminé con una sonrisa triste. Bye