sábado, abril 28, 2012




Primero se llevaron a los comunistas, pero a mi no me importó porque yo no lo era; enseguida se llevaron a unos obreros, pero a mí no me importó porque yo tampoco lo era, después detuvieron a los sindicalistas, pero a mí no me importó porque yo no soy sindicalista; luego apresaron a unos curas, pero como yo no soy religioso, tampoco me importó; ahora me llevan a mí, pero ya es demasiado tarde.

Bertolt Brecht

4 comentarios:

El Drac dijo...

Ojalá que el temor que infundes en mi recordando estas palabras, lo infundieras en todo el mundo para que aprendamos a ser solidarios y buscar la paz y la justicia para todos en cualquier parte del mundo.

Un abrazo, ¡Me encantó tu entrada!

mj dijo...

El hombre y sus juegos de poder.
Muy buen post Alma, no deja indiferente al leerlo.
Un abrazo

fgiucich dijo...

Genial!!! Abrazos.

jal dijo...

El inocente es el único juez posible, el que está libre de pecado...
Sí que me ha removido tu post, Alma. Un saludo