lunes, mayo 08, 2006

The Mask

Mi agradecimiento a Alondra por la imagen ;)

Hace mucho, mucho tiempo, cuando los seres humanos no estaban tan fijados en sus cuerpos físicos como están hoy, vivía un hombre (¿o era una mujer?) que se hizo una máscara maravillosa, una máscara que podía poner muchas caras.
El hombre se ponía la máscara y se entretenía acosando repentinamente a la gente y observando sus reacciones. A veces la máscara estaba riendo, a veces llorando, a veces haciendo muecas y frunciendo el ceño. Sus víctimas siempre quedaban impactadas al ver una cara tan extraordinaria, antinatural y desconocida, aun cuando
estuviese sonriente. Pero para él no hacía ninguna diferencia que ellos se rieran o lloraran. Todo lo que quería era la excitación de sus reacciones. Sabía que era él mismo detrás de la máscara. Sabía que él era el bromista y ellos el objeto de la broma.
Al principio, salía por un rato con la máscara puesta, un par de veces al día. Luego, como se acostumbró a la excitación y quería más, empezó a dejarse la máscara todo el día. Finalmente, no viendo la necesidad de sacársela para nada, dormía con ella puesta.
Durante años, el hombre anduvo errante por la tierra, disfrutando detrás de la máscara. Hasta que un día se despertó con un sentimiento que nunca había sentido antes: se sentía solo, separado, algo le faltaba.
Se levantó bruscamente, alarmado, y se paró frente a una hermosa mujer, e inmediatamente, se enamoró de ella. Pero la mujer dio un alarido y salió corriendo, impactada por el rostro aterrador y desconocido.
"¡Deténte! ¡Yo no soy esto!", gritó él, retorciendo la máscara para arrancársela.
Pero era él. La máscara no salía. Estaba pegada a su carne. Se había vuelto su rostro.

[Barry Long - "Vida, Amor, Muerte"]

Publicado por Néstor en Atlante@...el 05/03/06

30 comentarios:

noemi dijo...

Bueno, así nos pasa lamentablemente a casi todos: de tanto fingir o hacer lo que se nos pide más que lo que realmente somos... olvidamos nuestro nombre verdadero.

AZUL dijo...

Y alo dicen...si repites algo lo suficiente, terminas por creerlo, en este caso lamentablemente fingir algo que no somos también puede volverse una constante irremediable...

Mil bikos y buena semana!

yoymimismo dijo...

Hola,

repito exactamente lo que escribiste en mi blog: "Eso debe ser lo que llaman fusión"...

Besos,

Isaac

LeeTamargo dijo...

...El riesgo de jugar con máscaras es llegar a confundirse con lo que ocultan... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

Nohayviento dijo...

Hay una canción que dice: "un dia, en cualquiera de estos dias, me haré un disfraz a medida, de la locura reinante, y saldré lo mas campante, con mi armadura de hierro, en medio de este loquero, tendré que cantar mentiras... mentira."

Tyler Durden dijo...

Tanto tiempo aparentando lo que no somos nos convierte realmente en lo que los otros ven en nosotros. Impactante relato, bueno y evocativo como siempre.

Con respecto a mi post, todo va como pensabamos, es un llamado a ver que las cosas a pesar de saberse de antemano no pueden ser cambiadas sin que todos tomen conciencia de lo que ocurre realmente, bueno o no, el tiempo lo dirá.

Trimegisto dijo...

Las moscas hacen del mejor perfume en un frasco de heces...

MAURA_ dijo...

Ya sabes lo que pienso de las máscaras y las corazas(soy un tanto ...no un tanto nop bastante extraña) En fin Un interesante relato para reflexionar.
Besos pa ti con el cariño de siempre

Noa- dijo...

Nunca me han gustado demasiado los carnavales quizás por esa misma razón, me desconcierta que puede haber tras la máscara.
Y por desgracia en la vida real ya hemos llegado a vivir en constante carnaval.

Saludos

stel dijo...

supongo que todos llevamos una máscara, que no nos quitamos por miedos diversos... es una pena, pero muchos funcionan/funcionamos así...
besines,

Bohemia dijo...

Hay actitudes que se adhieren a nosotros y de las cuales ya no podremos despojarnos.
Besos

Leopoldo Yerbabuena dijo...

Aterrador...

En verdad... me parece terrible...

Es un juego tan peligroso...

No quisiera jugarlo...

Pero no sé si ya lo haya jugado...

sonela dijo...

Es impactante porque es la vida misma. Me ha recordado al "Caballero de la Armadura oxidada" ;)
Besos sin caretas

novivo dijo...

Hola! me gusto la historia. Nosotros somos así, andamos con mascaras todo el tiempo y cuando queremos mostrarnos tal como somos, es muy difícil, quedamos atrapados

saludos

pm dijo...

si hubiese intentado arrancárse la máscara con todas sus fuerzas tal vez lo habría conseguido y así se hubiese mostrado en carne viva. gracias

barba_corta dijo...

shaw... que profundo y que simple... no cabe duda que no son nesesarias muchas lineas para ponernos a pensar muchas cosas...
y como siempre termino por aplaudir tus gustos.... un beso almita, espero tu proximo post con ansia.
bye

sinti dijo...

me produjo una extraña sensación leer este texto... gracias por descubrírmelo y por el blog! Un Beso

almena dijo...

me has hecho recordar "the mask and the mirror"
sí, puede terminar por ser nuestra piel.

un beso!

blueberrie dijo...

Cuan lejos estoy de vivir mi propia vida...

Besos.

reflejos dijo...

Parece que acabó recibiendo su lección. La máscara se volvió contra él.

Besos.

almaenamorada dijo...

Con cariño paso a dejarte mi saludito con los deseos de que estes de lo mejor.. y agradeciendo tu linda compañía.
Y prometiendo que volvere!
;)

Buenas nochessss!
=)

Carlos - XY51 dijo...

Me alegro de haber dado con tu blogg, es preciosa la selección de textos que haces.

Que la luz te acompañe.

Trini dijo...

Eso sucede por querer aparentar lo que no somos. Al final acabamso siendo victimas de nuestra estupidez.
Un bello texto que enseña mucho.

Besos muchos

inma dijo...

Muy didáctico.. Conozco personas que llevan una estupenda máscara, una coraza que les permite mostrarse distintos a cómo son..Al final son ellos los que más sufren sus consecuencias.. Unos perdedores..al menos de realidades.

Besitoss.

Tea dijo...

... alguien me invitó a a ponerme una máscara, y fruto de mi negación fue encontrarme conmigo misma, y ¿sabes ? : lo prefiero.

Besos desde el alma.

marya dijo...

Curioso texto...

Los papeles o roles que intentamos llevar a cabo, aunque no nos demos cuenta, dicen que con el tiempo terminas por aceptarlo y ser eso que en un momento anterior no fuiste. Entonces, ¿eso de la "personalidad" dónde queda?

Muy bueno alma, ¡un abrazo!

Matego dijo...

Y así fue como la voz de aquel ser se instaló en nosotros, disfranzándose como lo que pensamos es la mente, llevándonos a una locura descontrolada y ensuciando el vínculo que alguna vez tuvimos con el espíritu.

Saludos.

Erlik_Khan dijo...

Es curioso ver a veces como al quitarnos la mascara nos hace mas fuertes, ya que no gastamos energia en llevar puesta esa pesada carga , la podemos aprovechar para otras cosas, no se, quizas debamos aprender poco a poco, o mejor,,, es quitarnolas del todo y aprender y quizas ese dolor al que tenemos tanto miedo... finalmente no sea tal. otra cosa, hasta que punto tenemos que quitarles las mascaras a los demas? y si quieren seguir asi?

Mitakuye Oy Asin

Erlik Khan

Elena dijo...

Le pido permiso para poner su link en mi blog. Creo que lo suyo, como todo lo bueno, debe compartirse.
Saludos.

Lety dijo...

En mi caso, las palabras han sido buena ayuda para iniciar el desapego de la máscara, pero hace falta más, mucho más si quiero que sirva